viernes, 31 de enero de 2014

y por las candelas, la mala y la buena

Estábamos esperando que las gallinas pusieran de nuevo huevos. Se dice que "por San Antón la gallina pon", y el año pasado lo cumplieron, pero este año pasó el 17 de enero y no ponían... pero siguiendo el refranero, también se continúa el dicho "por las candelas, la mala y la buena" y no ha hecho falta llegar al lunes, ¡hoy nos hemos encontrado tres huevos en el nidal!


Y como hemos estado controlando la puesta, este año, como el pasado, os volvemos a enseñar los datos de nuestras gallinas. Además podemos ver la evolución frente al 2012, así tenemos la puesta de los dos años que llevamos con ellas.


En total hemos tenido más huevos que el primer año, cosa que nos sorprende porque normalmente el primer año es el más productivo. Como tenemos tres gallinas, hemos tenido una media de 147 huevos por gallina este último año. Aparentemente esta cifra es elevada y más que suficiente para abastecer a una pequeña familia pero la verdad es que la gallina castellana negra puede llegar a poner de 163 hasta 180 huevos al año. Las gallinas necesitan al menos 16 horas de luz para poner huevos. Una vez que empiezan la puesta no es tan constante como se puede creer ya que hacen cada ciertos días un período de descanso. Entonces ponen un huevo cada 24-26 horas durante unos días durante el denominado período de puesta seguido de un parón que se denomina período de descanso. Y así sucesivamente hasta que bajan las horas de luz.


Durante el período de muda paralizan la puesta de huevos y rejuvenecen su aparato reproductor, sufriendo grandes cambios en su metabolismo. El más aparente es la caída y posterior renovación de las plumas. El año pasado tuvimos el parón de la puesta en septiembre, octubre y noviembre. En cambio este año se retrasó a noviembre, diciembre y prácticamente enero... no sabemos a qué puede deberse.


Cuando empiezan a poner las gallinas es recomendable aportarlas carbonato cálcico ya que es un componente fundamental para formar la cáscara de huevo. Si existen carencias de calcio los huevos saldrán con la cáscara blanda. Tradicionalmente se les da de comer las cáscaras secas de los huevos que consumimos, pero esto puede tener un efecto negativo, ya que cuando tengan deficiencias de calcio pueden picotear los huevos del nidal. Otra manera de aportárselo es dándoles conchas picadas de moluscos, caracoles... Las gallinas que picotean sueltas en el campo suelen autoabastecerse de carbonato cálcico ya que picotean piedras, caracoles... Además estas piedras les sirven para triturar los granos en la molleja así que ¡sacad a pastar a vuestras gallinas a menudo!

6 comentarios:

  1. Muy bueno el post! Muchísimas gracias por compartir vuestras experiencias! Estoy pensando de comenzar con una pequeña huerta en casa, con lo cual me sirven muchísimo vuestras publicaciones. Saludos desde la Patagonia Argentina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegramos de ayudarte. Suerte con el huerto!

      Eliminar
  2. Para que aumentes el diccionario gallinero. Los huevos con cáscara blanda se denominan huevos en fárfola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carlos, lo apuntaremos para próximas entradas

      Eliminar
  3. Mi abuela siempre me dijo que para que no picaran los huevos, la cáscara que se les ha de dar como aporte de calcio ha de estar tostada. Parece ser que de esta manera "piensan" que no se trata de la misma cosa y no se acostumbran a picar los huevos que ponen. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pablo por compartir el saber popular de la familia. Habrá que probarlo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...