miércoles, 31 de agosto de 2011

recogiendo semillas de lechuga

Las últimas lechugas que pusimos se espigaron rápidamente con el calor fuerte del verano. En lugar de quitarlas decidimos dejarlas para recoger semilla. La lechuga si no la recolectas tiende a crecer en vertical y en el extremo echa flores.

Para recoger las semillas puedes ayudarte de una bolsa de plástico, como puedes ver en las siguientes fotos. Sólo tienes que meter las flores en la bolsa y sacudirlas para que caigan dentro de la bolsa y no las pierdas. Si quieres recoger muchas semillas cuando veas que ya están para dispersarlas puedes poner la bolsa, hacer un nudo con las asas debajo de las flores y dejarla unos días. Así las semillas que caigan no irán al suelo si no a la bolsa. Nosotros esta vez sólo hemos usado la bolsa para ayudarnos a recogerlas.




Esta es una opción para tener semilla de lechugas sin tener que comprarlas. En el caso de las lechugas las semillas son bastante pequeñas y se dispersan con el viento. Este método de recogida de semilla se puede utilizar para las plantas de semilla pequeña como zanahorias, chirivias, puerros, cebollas.... o para semillas que se dispersan por el viento (semillas anemócoras).


lunes, 29 de agosto de 2011

foto de la semana pasada

El viento de hace unas semanas se llevó la tela de nuestro cenador. Hasta que lo arreglemos nos hemos quedado sin él, pero los hierros nos dejan disfrutar de un gran espectáculo. Todas las mañanas nos despiertan las golondrinas con su canto y podemos ver cómo ceban a sus pollos.

domingo, 28 de agosto de 2011

tercer mercado ecológico de Valladolid

Diego nos avisó que hoy había mercado ecológico en la Plaza de España de Valladolid y nos hemos acercado por la tarde. No había mucha gente aunque parece que, según el norte de castilla, por la mañana ha habido más movimiento. Nos ha gustado porque había mucho puesto y anima a pensar que cada vez más gente se interesará por una alimentación limpia, pero hemos echado de menos un poquito de merchandising... había muchos puestos sin carteles o muy pequeños que no te quedas con su nombre, o dar unas tarjetitas con el contacto... puede que no compres pero quedarte con el nombre y buscarlo luego. Yo sólo me he quedado con los que he comprado algo...

La verdad es que había mucha verdura fresca y a nosotros también nos pillan con la despensa llena así que no hemos comprado nada de verdura pero era muy buena oportunidad para la gente que no puede comprarla normalmente en la ciudad.

A cambio, hemos comprado algo que a nosotros nos sería imposible tener, jejeje. Hemos comprado un yogur que tenía una pinta riquísima de la cooperativa Crica, que es una de las pocas granjas ecológicas de vacuno lechero de la provincia de Valladolid. Si nos gusta no habrá problemas para conseguirlo porque nos han dicho que lo venden en algunas tiendas de Valladolid. Esto es muy buena señal porque ya se está acercando este tipo de productos a la ciudad.

Inés se ha venido con nosotros y nos ha regalado una plantita de Stevia. Había un puesto con plantas y conocíamos todas menos ésta, así que hemos ampliado nuestro repertorio. Nos han dado una hoja a probar cuando la hemos comprado y es increible el sabor tan dulce que tiene. Dando un vistazo rápido en internet hemos visto que es un edulcorante natural que no altera la concentración de glucosa en sangre, muy importante para personas con diabetes o con problemas de obesidad. Ya tenemos otra planta sobre la que buscar información.

viernes, 26 de agosto de 2011

apicultura

Como ya os habíamos comentado en una foto de la semana nos hemos iniciado en el mundo de la apicultura. David hizo un curso y al final les dieron una colmena así que las hemos puesto en una finca en Reinosa (Cantabria) con un amigo que también hizo el curso. Las abejas son los polinizadores más importantes del planeta pero no se pueden tener en cualquier sitio y menos en un núcleo urbano (aunque hay gente que las tiene...). Si quieres tenerlas en el patio de casa tendrás que consultar la ley de tu país y comunidad autónoma, ya que varía según regiones.
Para empezar os contaremos como funciona una colmena. La colonia de abejas se compone de una reina, abejas obreras y zánganos.

La reina se encargará de poner huevos durante toda la vida (entre 4 y 7 años) ya que es la única hembra fértil de la colmena pero sólo son fecundadas una vez en la vida. Si bien la reina pone huevos, tambíen es la coordinadora de la colonia. Regula y coordina la actividad del resto de miembros mediante la feromona real. Esta hormona, entre otros muchos efectos, atrae a todos los miembros de la comena dando cohesión al grupo. También actúa sobre las obreras inhibiendo el desarrollo de los ovarios para que sean estériles.
La reina se alimenta sólo de jalea real durante toda su vida. 
Si la reina muere las obreras comienzan a poner huevos pero las larvas serán machos y la colmena acaba por morir. Cuando ocurre esto se llama colmena zanganera.

Las obreras son las más abundantes de la colmena. Se encargan de todas las funciones de intendencia de la colonia, dependiendo de su edad y estado fisiológico. Entre otras actividades, son las encargadas de limpiar la colmena, alimentar las larvas, estirar la cera y aportar a la colonia cera, agua, néctar y polen...Como ya hemos dicho, son estériles y su ovopositor (tubo para poner los huevos) es transformado en un aguijón que está conectado con la glándula del veneno, con el que defienden la colmena y sus provisiones de los extraños, incluso a costa de su propia vida.

Los zánganos tienen como única función fecundar a la reina, por eso su nombre, porque no participan en la vida laboral de la colmena. Pero sólo están presentes mientras haya reinas sin fecundar, al final del otoño se les expulsa de la colonia y fuera mueren de frío y hambre.

En la última visita a principios de agosto vimos cosillas en los panales. Ya empezaba a haber miel y se podían ver las larvas y cría operculada (tapada).

Panal con cría operculada, miel y larvas
Larvas y crías operculadas (celdillas de color amarillo claro)

Miel operculada y sin opercular

sábado, 20 de agosto de 2011

días de mucho calor

Está haciendo mucho calor y eso se nota a la hora de madurar los frutos. Esta mañana, cuando todavía no calentaba demasiado, he aprovechado para recoger todo lo que estaba ya para comer y la cantidad de tomates que había ha sido espectacular. No parecía que fueran a madurar pero el calor de estos días les ha dado un buen empujón.


Viendo tanto tomate los he pesado para comprobar exactamente cuánto hemos sacado ¡701 gramos de tomates cherrys y 7,875 kilogramos de tomates raf y de rama! No he dividido por variedades porque ya me parece espectacular sacar casi 8 kilos.


Bueno, y no nos olvidemos del resto, que no sólo tenemos tomates. Las acelgas también están produciendo muy bien, a ver si esta noche las hacemos rebozadas con ajo frito, como nos dijo Carlos (ya no recuerdo como las llamó él).
Los pimientos van bastante lentos así que de momento cortamos alguno cuando los necesitamos para cocinar.
sembrando girasoles
¡Y por último los girasoles! Los he recogido porque estaban con todas las pipas formadas y ya faltaba alguna de algún pájaro.
Nos gusta sembrar girasoles porque son flores muy bonitas que alegran el patio y luego puedes recoger la cabeza del girasol entera para comer las pipas. Me recuerda cuando iba a Traspinedo con Merche, una amiga de mi tía que nos cuidaba de pequeños. Su padre nos daba un girasol y nos sentábamos en las escaleritas del porche a comer las pipas... mmmmmmm que buenas están. Así que las dejaremos secar un poco y una tarde de estos días, que estemos en el patio tranquilamente, nos las comeremos.

Girasoles con las cabezas llenas de pipas


lunes, 15 de agosto de 2011

tomates que saben a... nada

Os recomendamos el siguiente artículo publicado en el periódico el país que nos habla del problema actual con la biodiversidad agrícola. Compramos verduras bonitas como si se trataran de objetos decorativos pero que no tienen sabor. Y no es sólo una cuestión de sabor, este tipo de productos implican un gasto enorme para conseguir la semilla cuando podríamos obtenerla de un año para otro de nuestros propios cultivos.
Pero hay esperanza ya que cada vez son más los colectivos de agricultores que están luchando por recuperar variedades locales que tienen todo el sabor y la naturalidad de antaño y también los consumidores que se animan a comprar las verduras en tiendas de barrio o en cestas verdes donde puedes conocer el proceso de cultivo.


"¿Quién no ha sentido alguna vez rabia interior en la cocina después de comprobar que un tomate sabe a... nada? La triste respuesta es la consecuencia de la degradación de la calidad de las hortalizas y las frutas durante los últimos años. Esa alarmante carencia de sabor, especialmente notable en las ciudades y sus supermercados, está justificada por las grandes cadenas de distribución como el peaje que conlleva que las verduras tengan un color y forma de libro y permanezcan frescas durante más días. Ante este deterioro de la calidad, muchos consumidores y agricultores dijeron basta y se han organizado para que las semillas tradicionales se impongan a las híbridas y así recuperar ese maltratado sentido del gusto.
...
Para que las verduras se mantengan frescas durante más tiempo y la exportación sea una opción para muchos agricultores, estos se ven obligados a utilizar herbicidas y ciertas semillas que a su vez sobrevivan a los herbicidas. En definitiva, un bucle en el que la falta de rentabilidad les atrapa entre las semillas que les ofrecen las empresas y lo que el consumidor demanda. "Hay muchísima preocupación ante la pérdida de semillas que ya no se encuentran. Además, le hemos pedido a la Junta unas medidas porque las semillas transgénicas son una amenaza para la agricultura ecológica, una enseña de Andalucía", señala José Manuel Benítez, de la asociación Coag. En Aragón, la inmensa mayoría de los agricultores que cultivaban maíz ecológico han tenido que abandonarlo porque sus cultivos se han contaminado de los cultivos transgénicos, recuerda Benítez."


Si quieres leer el artículo completo pincha aquí

miércoles, 10 de agosto de 2011

las gallinas salen de excursión

Esta semana limpiamos el gallinero y como es pequeño sacamos a las gallinas al patio para no molestarlas. Hemos descubierto lo que las gusta campar por el patio y lo fácil que entran y salen del gallinero así que vamos a sacarlas más a menudo. Ellas disfrutan buscando insectos y piedras y a nosotros nos encanta verlas en total libertad.

Al principio estaban un poco asustadas y andaban las tres muy juntas, sin separarse ni saber a donde ir, pero después descubrieron las fresas y las flores y se pusieron a escarbar tan tranquilas. Os dejamos dos vídeos para que veáis lo guapas que están y cómo se mueven por el patio.

Nada más salir


Descubriendo el patio

Mientras David limpiaba el gallinero yo vigilaba a las gallinas por el huerto ya que nos podían picotear las plantas como las acelgas, y ya tenemos bastante con los pájaros. En las fresas no nos importa que estén aunque vigilándolas descubrimos flores y fresas verdes. ¿Madurarán o con este verano tan fresco se quedarán verdes?

Al ver lo que les gusta escarbar la tierra, hemos pensado ponerles un arenero en el gallinero. Si tienes un gallinero grande y sobre tierra no hace falta que dediques un espacio específico, bastará con dejar una zona con el suelo más suelto y ellas escarbarán para acomodarse. Cuando el gallinero está sobre asfalto o baldosas habrá que ponerles un espacio con arena y tierra suelta. Nosotros cogimos esta caja en la calle y la verdad es que tiene el tamaño perfecto. Las gallinas, como las perdices, codornices y pequeños pájaros, necesitan darse baños de arena para desparasitarse y las nuestras en cuanto se lo pusimos estuvieron bañándose. Además en esta excursión hemos descubierto que ya hay una jefa porque estuvo un buen rato en el arenero y no dejaba acercarse a las otras dos.
video

martes, 2 de agosto de 2011

patatas a la vinagreta

Os quiero enseñar una receta que me enseñó mi abuela Meles y que me gusta hacer porque me recuerda a ella. Cuando iba a comer a su casa en verano la hacía porque sabía que me encantaba. La hacemos a menudo pero justamente en esta época podemos usar prácticamente todos los ingredientes del patio ecológico.

Ingredientes:
Huevo cocido
Pimiento verde y/o rojo
Aceitunas
Tomates
Cebolla
Patatas
Pepino
Perejil
Para la vinagreta: aceite, sal y vinagre
Las proporciones al gusto y los ingredientes también, ya que es un plato muy flexible. Por ejemplo mi abuela no me dijo que echara pepino, pero nosotros tenemos bastantes y ha quedado bien integrado en la receta.

Lo primero que hacemos será cocer las patatas y los huevos para preparar el resto de ingredientes mientras se cuecen y se enfrían. Usamos las patatas del huerto, ya que hace poco quitamos las plantas que ocupaban mucho y no nos compensaba tener tanto espacio ocupado. Salieron unas patatas chiquititas pero ideales para esta receta y la verdad es que cocidas han quedado buenísimas. Los huevos al año que viene serán de nuestras gallinitas pero esta vez son de las gallinas de la abuela de David, también buenísimos.

Hacemos la vinagreta, echando en un bol aceite, sal, vinagre y lo batimos. También echamos aquí el perejil picado para que coja sabor. Lo dejamos reposar en lo que picamos el resto de ingredientes.

Picamos en pequeños cachitos los tomates, cebolla, pepino, pimiento y aceitunas. Como supondréis, no tenemos aceitunas en el patio pero el resto lo tenemos en nuestro huerto.

Si las patatas y los huevos ya están fríos, pelaremos las patatas y las cortamos en trozos relativamente pequeños. Hacemos lo mismo con los huevos cocidos, los pelamos y los picamos en trozos pequeñitos.

Ahora sólo queda mezclarlo todo y echarle la vinagreta por encima. A mí me gusta dejarlo reposar un tiempo, para que las patatas se empapen bien de vinagreta y las hortalizas den también sabor.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...